Kymco Madrid | Quienes Somos: Historia y Trayectoria
  • Scooters Kymco
  • Motos Kymco
  • Quads Kymco
  • Accesorios Kymco
  • ofertas Kymco

Kymco Madrid

Kymco Madrid es parte de la prestigiosa cadena del mundo de la moto STM, convirtiendose, desde sus inicios, en un centro integral de la motocicleta especializado en el cliente.

Kymco Madrid da un servicio integral a sus clientes, contando con una gran exposición de vehículos nuevos y seminuevos, servicio técnico especializado, boutique, accesorios y recambios.

Y todo esto, a los mejores precios.

Kwang Yang Motor Company (KYMCO)

Kwang Yang Motor Company (KYMCO), es la principal marca de motocicletas de Taiwán, con una penetración del mercado del 30%. KYMCO ha producido ya más de cinco millones de motocicletas, y tiene una capacidad productiva de un millón de vehículos al año. Está radicada con dos plantas de fabricación en la ciudad portuaria Kaohsiung, al sur de la isla de Taiwán.

Dispone de fabricación completa de motores, chasis, componentes, cadena de montaje, almacén y distribución. Una parte importante es el departamento de desarrollo. También cuenta con cinco fábricas en China y una en Indonesia, con una plantilla total es de unos 7.000 empleados, entre ellos más de 300 dedicados al área de investigación y desarrollo.

Historia

La historia de KYMCO ha evolucionado paralelamente a la impresionante transformación económica de Taiwán. Con una inversión inicial de 360.000 € KYMCO inició sus actividades en el año 1963 para atender la demanda de vehículos ligeros dentro del crecimiento económico de todo el área del pacífico. Hoy su capital es de más de 5.000 millones de € y su plantilla está compuesta por más de 7.000 personas, de las que más del 11% pertenecen al área de investigación y desarrollo.

Kwang Yang significa en español "destello del amanecer", un nombre ciertamente poético que simboliza la búsqueda de la perfección y el afán de superación en cada nuevo día. Desde sus orígenes en la década de los ´60, KYMCO ha sido una industria clave en favor de la motorización de Asia, y desde hace pocos años está desarrollando una firme vocación exportadora. A pesar de su corta trayectoria, KYMCO es una compañía tremendamente dinámica que ya está presente en los principales mercados mundiales. Cuenta con más de cincuenta delegaciones en todo el Mundo, y sus principales mercados son Italia, Estados Unidos, Alemania, Japón y España, por este orden.

Desde su fundación el objetivo fue establecer plantas completas de fabricación. Desde el comienzo de los trabajos el 1 de junio de 1964, en tan sólo seis años fue construida la primera planta en Kaohsiung, al sur de Taiwán, y diez años más tarde otra más, la cual fue ampliada en 1989. Hoy la planta de Kaohsiung cuenta con tres líneas de montaje y capacidad para fabricar 3.500 vehículos al día. En estos años la capacidad de producción anual ha ido aumentando hasta las 800.000 unidades, y en la actualidad KYMCO ha alcanzado una producción acumulada de más de cuatro millones de motocicletas. Más de 300.000 unidades son destinadas a la exportación, y su gama se compone de más de 40 modelos que comercializa en los cinco continentes. En 1978, KYMCO crea su propio Departamento de I+D, y desde entonces ha mantenido una continua inversión en tecnologías y formación. El departamento cuenta con la única pista de pruebas de motocicletas del sur de Asia, donde se dispone de diferentes tipos de pavimento de simulación controlada, pudiendo imitar múltiples condiciones de circulación real. El área de I+D mantiene colaboraciones con estudios de diseño en otros lugares del mundo.

A la fábrica de Kaohsiung pronto se le unirían nueva factorías. KYMCO produce vehículos para abastecer el enorme mercado asiático, gracias a sus cinco plantas situadas en China y una en Indonesia, puestas en marcha en 1993. La producción de recambios también dispone de buena infraestructura, con una central de recambios en Taiwán (para el mercado interno y exportación) y cinco almacenes en China Continental. Las inversiones realizadas por KYMCO durante más de veinte años avalan el esfuerzo en ofrecer productos de primera calidad, empeño por el que la firma de Taiwán ha sido galardonado en repetidas ocasiones.

El 23 de septiembre de 1978, KYMCO obtuvo el primer grado de control de calidad como fabricante de motocicletas otorgado por el Ministerio de Economía. Doce años más tarde fue la ganadora del concurso nacional de calidad organizado por dicho ministerio, galardón que volvió a concedérsele en 1991 y 1992. Además ha sido premiada por la excelencia en relaciones laborales y como empresa exportadora destacada. Finalmente, KYMCO se muestra orgullosa de haber obtenido en junio de 1994 la certificación ISO-9001, siendo uno de los primeros fabricantes mundiales en obtener esta calificación, hoy por hoy el máximo standard de calidad reconocido.

Filosofía

KYMCO es capaz de ofrecer vehículos con un alto estándar de calidad a cambio de unos costes contenidos, teniendo en cuenta las condiciones socioeconómicas de Asia. La vocación y experiencia de más de 40 años produciendo motocicletas, de muy distintas categorías, y el hecho de contar con una fuerte organización y red de importadores en los cinco continentes, hacen de cualquier producto de KYMCO un buen compendio de calidad, fiabilidad y tecnología de primera fila.

A ello se suma la vocación de sus importadores, como es el caso de KYMCO Moto España, de ofrecer un gran servicio y disposición hacia cada nuevo cliente.

Proyección

En los años 60, Taiwán vivió una época de prosperidad alentada por el Banco Mundial y el de Estados Unidos quien aplicaba una estrategia de desarrollo. En el período 1953-1985 Taiwán creció a un ritmo anual del 8,6%, incorporándose a los nuevos países industrializados (también conocidos como "dragones de Asia Oriental").

El crecimiento estaba totalmente orientado a la exportación y la isla se convirtió en el segundo país con mayor excedente en la balanza comercial, junto con Estados Unidos y superado solamente por Japón. En los años posteriores, la apertura económica de China ha sido fundamental para sostener este desarrollo, hasta el punto de que Taiwán ha expandido su industria a China continental y sudeste asiático.

Aunque Asia ha vivido una recesión económica que tuvo su comienzo en 1997, la recuperación de los países del pacífico es hoy un hecho, con un incremento del PIB del 5% en 1999 y del 6,5 en el 2000. En Taiwán, este crecimiento se debe al aumento del mercado de alta tecnología del 18 al 41%, que por sus costes competitivos favorece a la exportación, principalmente a Estados Unidos y Japón, y en Europa a Alemania e Inglaterra. Otros factores son la estabilización de sus mercados financieros y de su respaldo externo, medidas fiscales para el estímulo de la demanda interna y recuperación de las bolsas regionales.

La economía de Taiwán se ha beneficiado mucho del auge de la electrónica. Actualmente es el tercer exportador mundial de productos de alta tecnología tras EE.UU. y Japón, y el primero en la producción de portátiles, monitores, placas base y scanners, suministrando más de la mitad de estos componentes al mercado mundial, por lo que ha llegado a denominarse "la isla verde de silicio".

El 11 de noviembre de 2001, Taiwán dio un paso histórico en sus esfuerzos al ingresar a la Organización Mundial del Comercio (OMC). Después de siete años de negociaciones, el acuerdo facilita aún más su proceso de liberalización económica y la integración con las economías más desarrolladas. Alternativamente, las economías occidentales ponen ya su mirada en Asia, con un mercado potencial de más de 1.000 millones de personas.

Todos los analistas coinciden en que el crecimiento de la orilla asiática del pacífico seguirá duplicando, por lo menos, al de los países accidentales desarrollados durante quizá una generación. China ha conseguido, gracias a la reforma iniciada a finales de los setenta, cuadruplicar su PIB per cápita y convertirse en la segunda mayor economía mundial. Algunos ejercicios de prospectiva, como el del CEPII (Centro de Estudios Prospectivos de Información Internacional), aventuran que le peso de Asia en la economía mundial llegará al 36% en el 2030, mientras que el de Europa occidental descenderá al 12%.

Todo hace pensar que el nuevo siglo será la centuria de la orilla asiática del Pacífico, tal como adivinaron las palabras de John Hay, Secretario de Estado del Presidente Theodore Roosevelt, cuando dijo: "El mediterráneo es el mar del pasado, el Atlántico el océano del presente y el Pacífico el océano del futuro."